Espacio Público y Medio Ambiente

Espacio-Público-y-Medio-Ambiente

Por: Arq. Isaías Romero Escalona

Los problemas de un crecimiento desordenado de las ciudades latinoamericanas han propiciado una expansión del transporte público (y autotransporte) que se caracteriza por su ineficiencia y empleo de equipos viejos y obsoletos que generan una gran cantidad de contaminantes.

Los automóviles y otros vehículos son la mayor fuente de precursores de ozono, aunque otras fuentes importantes incluyen las instalaciones industriales, las plantas generadoras de energía, las segadoras con motor de gasolina y la evaporación de limpiadores, pinturas y otras sustancias químicas.

Esto hace que las medidas coyunturales para reducir la contaminación atmosférica en una zona determinada, de tipo restrictivo (como restringir la circulación de vehículos, regular el tráfico para hacerlo más fluido, etcétera) no sean tan efectivas con el ozono como con otros tipos de contaminantes, por ser un contaminante de tipo secundario puede incluso en algún caso producir un efecto contraproducente: por ejemplo una reducción drástica del tráfico, al provocar un descenso de los niveles de NOx en la atmósfera, puede impedir la disminución de los niveles de ozono que previamente se hubieran formado.

Actualmente, en la Ciudad de México y el Estado de México se tienen instalados en las gasolineras equipos para la recuperación del vapor que se produce en la gasolineras y vehículos automotores, este proceso consiste en recuperar los vapores de la gasolina, de modo que no se escapen en la atmósfera con el objetivo de reducir los humos nocivos y potencialmente explosivos. De esta manera, las empresas afiliadas a AMPES, apoyan con estos equipos a cuidar y proteger el medioambiente de nuestra ciudad.

Aunado a lo anterior, las Estaciones de Servicio del país están protegiendo el medio ambiente al tener instalaciones seguras que no contaminan el subsuelo, ni los mantos acuíferos al implementar el programa de doble contención, es decir, doble pared en tanques y tuberías, que complementadas con sensores y válvulas contra derrames e incendios, hacen seguras y eficientes estas gasolineras, por ejemplo, durante los actos vandálicos contra las Estaciones de Servicio en Morelia, en el que se usaron vehículos para derribar los dispensadores e incendiaron las instalaciones con bombas molotov, lo único que provocaron fue quemar exteriormente los equipos, sin dañar tuberías, ni recipientes de almacenamiento, en síntesis, sufrieron más daños los locales comerciales que las instalaciones propias de combustible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>